Tu búsqueda culmina aquí

tu busqueda culmina aquí

¿Qué es el análisis DAFO para empresas y cómo se hace?

16 junio, 2022
¿Qué es el análisis DAFO para empresas y cómo se hace?

Para que una empresa tenga un buen rendimiento y logre sus objetivos debe hacer una serie de evaluaciones para crear un buen proyecto de negocios que le permita llegar hacia la meta deseada.

Entre estas evaluaciones está el análisis DAFO  (también conocido como FODA) y que es el acrónimo de las siglas: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades.

Este análisis es un tipo de herramienta corporativa que le será de mucha utilidad a las empresas en situaciones de crisis o momentos previos a grandes cambios o reestructuraciones. Esto porque te permite conocer la situación real de tu proyecto, empresa u organización y encontrar la estrategia que debe seguir para conseguir los mejores resultados. Asimismo, gracias a ello, se vuelve una herramienta muy valiosa en la toma de decisiones empresariales.

Y es que justamente es una estrategia que surge de la necesidad de detectar los fallos en una organización corporativa y que ha revolucionado el mundo de los negocios con todo lo que le permite lograr a las empresas. Sigue leyendo y conoce más  sobre esta herramienta.

¿Qué es el análisis DAFO?

Se trata de una herramienta que se usa para estudiar la situación de un proyecto o una empresa evaluando factores internos (Fortalezas y debilidades) y externos (Amenazas y Oportunidades).

Su objetivo principal es analizar cuáles son las ventajas competitivas del caso estudiado analizando la realidad interna y externa de las empresas y el mercado en el que se sitúa y así, poder determinar la viabilidad del proyecto.

Las características internas a analizar son las fortalezas y debilidades. En estos dos cuadrantes se tendrán en cuenta factores como la disponibilidad de recursos de personal, capital, activos, la calidad del producto, la estructura interna y de mercado, entre otros.

Por su parte, las características externas, evalúan las oportunidades y amenazas del entorno que rodea a la empresa.

Nuestros amigos de Ingenium Group, especialistas en la elaboración de planes de negocio para empresas y proyectos corporativos, nos describen estos diferentes factores más a profundidad para que podamos entender que evalúa cada uno de ellos y que tipo de información obtendremos del análisis:

  • Debilidades

Son todos aquellos aspectos de la organización interna de una empresa que, por su naturaleza, se pueden convertir en limitadores de la capacidad de desarrollo del negocio.

Así, detectarlos será importante para poder elaborar medidas que ayuden a corregirlos y evitar que frenen el desarrollo esperado para nuestro proyecto.

Podemos encontrarlos cuando nos hacemos preguntas como: ¿Qué desventajas tienes respecto a tus competidores? ¿Nuestro contenido es de calidad?¿Qué podría mejorar? ¿Es nuestra red de comerciales deficiente?

  • Amenazas

Son aquellos factores externos que pueden llegar a impedir la ejecución de la estrategia empresarial, o incluso a poner en peligro la viabilidad del negocio y que podemos detectar al hacernos preguntas como: ¿Qué está haciendo la competencia? ¿Existen problemas de recursos? ¿A qué obstáculos se enfrenta la empresa?

Una vez que las hemos identificado, debemos diseñar una estrategia para salir airosos ante las mismas.

  • Fortalezas

Se trata de todos los recursos internos, posiciones de poder y otras ventajas competitivas, de las que el negocio se puede beneficiar, por ejemplo, al ayudarnos a adquirir una ventaja por sobre nuestros competidores.

Para este análisis, algunas de las preguntas iniciales pueden ser: ¿Qué haces mejor que tus competidores? ¿Nuestro producto es innovador? ¿Cuáles son los puntos fuertes en redes sociales?

  • Oportunidades

Se refiere a los factores que, aunque son ajenos al negocio o empresa, le ofrece oportunidades de desarrollo y que pueden ser aprovechados para convertirse en fortalezas.

El análisis que debemos hacer para encontrar nuestras oportunidades es:

  • ¿Qué circunstancias son las que mejoran la situación de la empresa?
  • ¿Qué tendencias del mercado pueden favorecernos?
  • ¿Cuáles son los cambios en los patrones de vida?
  • ¿Existen nuevas tecnologías que puedan incorporarse al trabajo de la empresa?

 

¿Cómo realizar un análisis DAFO de éxito?

Ya conocemos de que se trata este análisis y  cuales son sus componentes, ahora debemos saber el paso a paso que hay que seguir para llevarlo a cabo con éxito.

Así, Ingenium Group nos explica que lo primero que hay que saber es que la clave del mismo está en las preguntamos que nos hagamos para poder detectar los diferentes factores que afectan, de forma positiva o negativa a nuestra empresa, y de nuestra habilidad para posicionar cada uno de esos factores que encontremos en su lugar correcto dentro de la matriz; es decir, que sepamos diferenciar entre una fortaleza y una oportunidad.

Además, también es importante saber enfocar dicho análisis hacia un objetivo, a sabiendas que con un solo análisis muchas veces no basta y que tenemos que practicar el ensayo y error hasta que demos con los resultados que queremos. Con esto nos referimos a que un solo análisis DAFO no basta, hay que ir repitiendo la técnica en diferentes momentos del desarrollo de la empresa, o como mínimo cada vez que la empresa se vaya a enfrentar a nuevos cambios o proyectos, ya que es solo así que contaremos con la información necesaria para una toma de decisiones acertada.

Igualmente, el primer paso es sentarnos a pensar por qué en este momento de nuestra empresa necesitamos hacer el análisis y con ese objetivo en mente comenzar a evaluar cada aspecto paso a paso.

Otro punto que es muy importante acotar es que como se trata de un análisis hecho por un equipo humano, importará y será sumamente relevante la disposición de los evaluadores en cuanto al proceso. Se debe ser bien realista al evaluar la situación actual de la empresa y los factores que la rodean, siendo totalmente sinceros al identificar nuestras características positivas, así como las negativas.

Una vez entendido todo esto, pasaremos a evaluar los diferentes factores de la empresa de la siguiente manera:

  • Factores del análisis interno

Recordemos que estos factores son los que incluyen a las fortalezas y las debilidades de la empresa, que pueden ocasionar ventajas o desventajas con la competencia:

  • Producción. Con esto nos referimos al análisis de los costes de producción, el punto de equilibrio, la calidad e innovación tecnológica y la capacidad de producción.
  • Recursos Humanos y Organización. Incluye el análisis de los procesos de selección y retención del talento, la formación y productividad del personal, y aspectos relacionados con la remuneración y la rotación, el organigrama y la cultura empresarial, entre otros.
  • Finanzas y Patrimonio. Se analizan los recursos financieros disponibles, el nivel de endeudamiento, la rentabilidad y la liquidez, y la investigación y el desarrollo.
  • Marketing y Distribución. Se toman  en cuenta la imagen y el posicionamiento del producto o servicio, la publicidad, el equipo de ventas y los canales directos de promoción y distribución.
  • Factores del análisis externo

Asimismo, recuerda que aquí ubicaremos las amenazas y las oportunidades del mercado:

  • Mercado y Clientela. Aquí se analiza el target del negocio, el volumen y los segmentos del mercado y la evolución de la demanda, y los tipos de compra y la conducta en la compra.
  • Sector y Competencia. Se estudia el sector del mercado del cual forma parte la empresa y la tendencia del mismo, identificando a la competencia: su producto, precios, distribución, y mix de marketing.
  • Entorno. Factores que pueden influir en el desarrollo de la empresa, pero que esta no puede controlar, como aspectos económicos, políticos, legales, sociológicos, tecnológicos, etc..

¿Cómo interpretar la matriz DAFO de tu empresa?

Se le llama matriz a todos los factores identificados en el análisis DAFO, y la cual será la base de nuestra toma de decisiones y nuestros planes de acción.

Para lograr una buena interpretación de la información obtenida en el análisis, una opción es clasificar las relaciones encontradas otorgándoles una puntuación a cada una, por ejemplo:

Relación alta : 10

Relación media: 5

Relación baja: 1

Sin relación: 0

Igualmente, esta puntuación y esta relación que le otorgaremos a todos los factores en la matriz se sacarà en un análisis en el que nos hagamos preguntas como:

  • Si acentúo la fortaleza, ¿podré aprovechar mejor la oportunidad? ¿Cuánto?. Y ¿minimizaré la amenaza? ¿En qué medida?
  • Si supero la debilidad, ¿minimizo la amenaza? ¿Podré aprovechar mejor la oportunidad? ¿En qué medida?

Hasta que, finalmente, podamos ver cuales son las fortalezas y oportunidades que podremos acentuar, así como cuáles son las principales amenazas para las que debemos estar preparados. Y así, aquí es cuando llega ese trabajo posterior que se debe hacer con la información recolectada en el análisis DAFO y que será el que nos permita mejorar la situación de nuestra empresa, tanto de forma interna, como en el mercado del cual forma parte.

Así, te recomendamos también investigar e implementar el CAME, que es un acrónimo, cuyas siglas significan: Corregir, Afrontar, Mantener y Explotar, ya que esta es una excelente herramienta para corregir todas aquellas debilidades que hayamos identificado en el DAFO, además de afrontar las amenazas, mantener las fortalezas y explotar las oportunidades. De hecho, es tanto así su importancia, que no hay empresa que realice un DAFO, sin luego aplicar un CAME.