Tu búsqueda culmina aquí

tu busqueda culmina aquí

Funciones del asesor fiscal

4 octubre, 2018
Funciones del asesor fiscal

Un asesor fiscal tiene que dar un plus más que no solo ser el profesional al que acudimos cuando queremos pagar menores cantidades de impuestos. Muchas veces no es el mejor asesor el que consigue que su cliente pague menos al fisco, pues de no ajustarse a las leyes tributarias, las consecuencias resultantes para el cliente pueden ser de lo más costoso.

El artículo 305 de Código Penal dice que son delito fiscal las conductas donde la cuota que s defraude supere los 120.000 euros, por lo que puede ser condenado el sujeto pasivo a unas penas de prisión que oscilará entre el año y los cinco años. Todo esto además de la propia multa pecuniaria que puede ser como mínimo similar a la cantidad que se defraude con un máximo de hasta 6 veces esta cantidad.

Lo que hace un buen asesor es intentar siempre optimizar la carga fiscal del cliente, pero enmarcándose siempre en la legalidad de modo que se eviten los posibles riesgos que puedan llegar a tener fatales consecuencias para su cliente.

¿Cuáles son las funciones que tiene que conocer y realizar un asesor fiscal?

Existen muchos tipos, desde uno que solo cumplimentan liquidaciones tributarias a los que dan servicios de asesoría integral y que busca involucrarse en que el negocio de su cliente vaya bien.  En el caso de este último tienen que ser las siguientes:

Asesorar y planificar fiscalmente respecto a la normativa tributaria existente y defendiendo los intereses del contribuyente

Dar información, asistencia y la debida representación a su contribuyente en las relaciones que tenga con la Admón Tributaria, haciendo valer los derechos que se tenga con la Hacienda Pública, así como en los diferentes procedimientos de gestión.

Contraste y gestión de toda la información sobre materia tributaria donde debe manejarse las bases de datos fiscales y demás herramientas de carácter telemático para lograr los objetivos que se establezcan.

Rellenar y cumplimentar las liquidaciones tributarias tanto en tiempo como en forma.

Se tienen que proporcionar a los contribuyentes, tanto si son personas físicas como jurídicas, el análisis de las normativas e interpretaciones sobre la causa que sea objeto del asesoramiento.

Identificación de las responsabilidades a nivel tributario en relación con calificaciones erróneas de operaciones o incumplimiento de las obligaciones tributarias.

Asesoramiento sobre el hecho imponible de los derechos aduaneros, así como de materia de tributos locales o autonómicos, para que haya un método e optimización fiscal para el contribuyente.

Hará una planificación fiscal adecuada sobre la transmisión de bienes y derechos de los contribuyentes, sucesión de las personas físicas o la correspondiente estructura para la composición de su patrimonio en lo personal.

En martinlaucirica.es se encargan de hacer un asesoramiento fiscal que busca que el cliente que contrata sus servicios vea un tratamiento personalizado. Esto está muy bien porque muchas veces se suelen acudir a sitios prestigiosos que luego, a la hora de la verdad, terminan con tanto trabajo, que al final este tipo de asesoramiento lo realiza gente con menos experiencia o se dilatan extraordinariamente los plazos, algo que no ocurre con esta asesoría.

Los temas de impuestos son lo suficientemente serios como para ser tenidos en mente, por lo que hay que depositar nuestra confianza en una asesoría con la que vayamos a estar a gusto. Especialmente importante es que haya química y confianza entre cliente y asesor, pues de esta forma se conocerá más sobre las necesidades y así será más sencillo operar.

En caso de no darse una relación de este tipo, lo mejor es buscar otra asesoría, donde espera que, esta vez, sí, se le haga el caso debido. Los negocios o las propias personas particulares, buscan hacer su profesión o su vida y no quieren perder el tiempo en unas cuestiones fiscales que muchas veces son farragosas y donde tienen el miedo de la posibilidad de cometer algún fallo que tenga consecuencias graves para su empresa o para el bolsillo.

Por todas estas y más cosas que pueden surgir, lo mejor es ser precavidos y confiar en una buena asesoría fiscal que se encargue de todos los asuntos que se escapan o que bien no podemos dedicarles el tiempo que nos gustaría, esta es la mejor forma  de cumplir con nuestras obligaciones.