Tu búsqueda culmina aquí

tu busqueda culmina aquí

Proyectando la imagen perfecta

22 Febrero, 2017
Proyectando la imagen perfecta

La imagen que proyectamos, tanto de nosotros mismos como de nuestra empresa, tiene que corresponder con la imagen que queremos proyectar. Hay muchísimas ocasiones en las que no estamos ofreciendo la imagen que queremos por culpa de la falta de organización o por estar mal asesorados, y eso puede convertirse en un gran hándicap para nosotros.

Pensemos en la jovencita que se empieza a maquillar imitando a sus amigas, con rayas de ojos de un dedo de gordo y los labios perfilados de manera exagerada, ella lo hace para estar bonita, para gustar, incluso para parecer elegante, pero a veces recibe malas miradas e incluso insultos porque no está dando la imagen que pretende. Pensemos ahora en un ejecutivo que hace un trabajo profesional realmente admirable y que viste en pantalón vaquero y camisetas negras roqueras, lleva barba y pelo largo ¿limita ese look su trabajo? Por supuesto que no pero ¿proyecta la imagen más deseada en ese sector? Probablemente tampoco.

Desgraciadamente la primera impresión cuenta, y mucho, y es muy triste que, tanto a nivel personal como profesional, no sepamos dar la imagen que pretendemos. Y quiero recalcar bien esa última palabra “pretendemos”, porque se trata de dejar ver lo que queremos dejar ver, no de cambiar a alguien que no quiere ser cambiado. Si una persona pretende dar una imagen pero por desconocimiento ofrece otra, es una pena que nadie le aconseje, pero si está ofreciendo la imagen que quiere dar, aunque a nosotros no nos guste, debemos aceptarlo.

Uno de los sectores donde la imagen suele calar más es la hostelería y no lo digo en vano. Cuando un cliente entra a un restaurante, bar o cualquier otro establecimiento hostelero, mira con lupa ciertas cosas como la higiene y, por eso, la imagen que debemos dar es de pulcritud. De nada sirve tener todo limpio y deslumbrante si luego vemos aparecer al cocinero o al camarero con “medallas” en la ropa y, en este sentido, ya que nos metemos a hablar de la indumentaria, yo optaría por llevar ropa profesional, porque la imagen que proyectaríamos sería mucho mejor. En Textiny podéis encargar, de modo online, casi todo lo necesario, desde estas chaquetas de cocina para mujer hasta ropa de camarero barata o calzado de trabajo. Además, en todos sus productos, podréis imprimir el logo de vuestra empresa, el nombre, o cualquier otra cosa que sea emblema de vuestra firma.

La imagen en Internet

Ahora bien, en mi opinión, hoy en día, la mejor manera de trabajar la imagen es a través de la red. La mayoría de los usuarios buscan el servicio o el producto que quieren en Internet y luego lo contratan o copmpran vía online o de manera física, por eso es tan importante la imagen que ofrezcamos al público potencial en nuestra página web. Optar por los típicos blogs y páginas con plantillas gratuitas no es una opción, o al menos no en la mayoría de los casos. Debemos optar por un diseño profesional de calidad que verdaderamente ofrezca esa imagen de la que estamos hablando. Podemos escoger empresas como Publigar, Bilnea, Codetia, Portavoz… empresas profesionales que verdaderamente sabrán captar la esencia de nuestro negocio y proyectarla en la web.

Una vez conseguido esto tenemos que ser visibles porque, de lo contrario, no conseguiremos lo que pretendemos, así que la mejor opción es contratar una campaña de SEO, SEM o ambas, con el fin de aparecer en los primeros puestos de Google. Publigar hace muy buenas campañas de posicionamiento web desde Albacete, pero cualquiera de las empresas citadas en el párrafo anterior puede haceros un gran trabajo.

Lo que no podemos hacer es equivocar lo que queremos ofrecer con lo que estamos ofreciendo y, por eso, debemos analizar todo desde fuera, preguntar al cliente, al amigo, al familiar, al desconocido… a cualquier persona que pueda darnos una visión objetiva de la imagen que estamos proyectando y luego, en caso de ser necesario, tomar medidas al respecto.