Tu búsqueda culmina aquí

tu busqueda culmina aquí

Porqué los seguros quieren que acudamos a sus talleres de confianza

10 julio, 2018
Porqué los seguros quieren que acudamos a sus talleres de confianza

Una de las cosas que nos puede pasar cuando circulamos, es que podemos tener un accidente con otro coche. Esto no tiene que sonar como algo que pase siempre, pero la realidad es que siempre existe una probabilidad. Con todo, quedémonos con que el coche es uno de los medios de transporte más seguros que hay.

Teniendo en cuenta lo dicho, una vez producido el accidente, hay que poner el foco en resolver dos problemas. Por un lado tenemos que empezar a tratar nuestros daños personales, es decir, el posible latigazo cervical y los problemas musculares que se deriven, así como cualquier otro daño que exista.

Y por otro lado, tenemos que dar los datos del vehículo contrario, que pongamos en este caso que es el responsable del accidente, para que en el caso de que o bien haya parte amistoso o atestado declarando la culpabilidad del responsable, la compañía contraria acepte los daños producidos y den la conformidad al taller para que empiecen a reparar el vehículo.

La mayoría de seguros disponen de la opción de elegir abogado que le represente, y también la opción de llevar el coche al taller que se elija. Pero aquí los seguros hacen de las suyas, y normalmente lo que intentan es que lleves el vehículo a los talleres que tienen preconcertados. Y precisamente ponen mucho énfasis en que lo hagas, o incluso pueden obligarte, dándote a cambio más ventajas que incluso tu taller de confianza.

En este artículo vamos a hablar precisamente sobre si es obligatorio o no llevar el vehículo a los talleres preconcertados por las aseguradoras. Veremos que si en la póliza existe una opción para elegir dónde llevar el vehículo, la aseguradora no puede cohibirte a ejercer tu derecho sobre esta.

Como siempre, existen intereses cruzados

La elección de un taller concertado con la compañía de seguros puede proporcionar más ventajas a la hora de por ejemplo realizar la tasación económica del siniestro. Es importante tener en cuenta a la hora de formalizar o contratar la póliza este aspecto, que se va a poder escoger libremente el taller donde se va a poder llevar el vehículo en caso de siniestro o avería.

Debido al número de accidentes y averías que diariamente suceden, las compañías de seguros buscan convenios con ciertos talleres para, por un lado evitarse problemas, y por otro reducir los gastos en las reparaciones.

La compañía de seguros obtiene beneficios a través de los acuerdos con estos talleres, pero para un determinado taller recibir la “confianza” y las “recomendaciones” de una compañía de seguros significa obtener un beneficio mayor, puesto que el acuerdo entre una compañía de seguros y un taller deriva en trabajo para el taller por el periodo que tiempo en que el convenio prevalezca.

Cuando una persona sufre un siniestro la compañía de seguros manda un perito que lógicamente va a defender los intereses de la aseguradora. El problema radica en que la compañía lo que desea es reducir al máximo los gastos, por lo que el perito a la hora de elaborar el informe va a tratar de reducir el gasto de la reparación lo máximo posible.

El taller concertado, por el flujo clientes que recibirá a través de la compañía de seguros le facilitará unos precios más bajos para las reparaciones, y en caso de problemas entre el cliente y la aseguradora se posicionará de lado de la compañía.

La principal baza con la que juegan muchas compañías para llevar a sus clientes a los talleres concertados es la tramitación y los servicios prestados tras el accidente. Por ello son frecuentes los casos en los que si se acude a un taller concertado con la compañía de seguros en pocos días se tenga una solución al problema, mientras que, si se acude a otro taller, se intenta retrasar el máximo tiempo posible la tramitación.

Con todo esto se puede decir que la aseguradora no puede obligar a nadie a la elección de un taller u otro.  Debido a los intereses que le proporciona que los clientes lleven los vehículos a estos talleres pueden recomendarlo, pero no imponerlo. Por tanto, podemos llevar el vehículo accidentados a talleres como Auto Babel, un taller nacido en Alicante en 1993 que acumula más de treinta y seis años en el sector, y que dispone de la última tecnología para solucionar cualquier problema de automoción.