Tu búsqueda culmina aquí

tu busqueda culmina aquí

El Molí Pan y Café, pasión por lo tradicional

4 septiembre, 2017
El Molí Pan y Café, pasión por lo tradicional

En Alicante nació una franquicia que se ha ido haciendo hueco a base de ofrecer panadería y bollería de la mejor calidad, unida a un café seleccionado. El Molí Pan y Café representa esa combinación que casi podríamos decir que suena a apuesta ganadora.

En esta franquicia de panaderías y cafeterías tuvieron muy claro que el principal objetivo a alcanzar si querían tener éxito era ofrecer la mejor calidad en todos sus productos.  Esto es imposible de conseguir sin una buena estrategia y desde luego que lo realizaron, pues han sido capaces de aportar más a un sector sin que por ello los precios en sus establecimientos sean más altos que la competencia.

La mezcla de la innovación con los orígenes

La mezcla de lo artesanal con la calidad es algo que siempre atrae en el sector que sea, pero desde luego que en el panadero o en del café hacen que un sitio gane puntos. Otro de los objetivos era hacer un producto diferente y que apostase por el sabor que tenía el pan de antaño, recuperando la corteza suave en harina, así como la rica miga y esa textura del pan de siempre que parecía estarse perdiendo.

En los últimos años, la bollería, pese a no bajar en ventas, si que se ha criticado a nivel nacional e internacional por su poco valor nutricional, algo que en este caso cambia radicalmente, pues en el Molí Pan y Café han apostado por una bollería de alta calidad en lo nutritivo, que hace que uno pueda degustar un rico bollo sabiendo que está realizado con los mejores ingredientes.

En cuanto al café, han demostrado también estar especializados en el tema, donde los más cafeteros pueden encontrar los mejores cafés del mercado, pero servidos de la mejor manera. Las tazas de café como dicen los italianos, deben tener su tiempo y necesitan de amor para ser una experiencia individualizada.

Estos son detalles pequeños, pero que tienen un gran valor para la clientela que lo va a apreciar al instante y no a un precio más alto. Una de sus especialidades es la leche fría trabajada que emulsione a crema, realizado con mimo y dibujos realizados en sirope. A esto se le unen una amplia variedad de cafés como el café bany, o los capuccinos.

Al final, el poder dar todo esto al cliente ha tenido como resultado que sea una franquicia donde se pude degustar un buen café junto a una pieza de bollería o poder comprar un pan tan rico como aquel que comíamos en nuestra niñez.

Esto ha terminado haciendo que ellos tengan la posibilidad de asesorar a quien quiera formar parte de su cadena de franquicias, buscando el local y transmitiendo su “know-how”, el cual puede hacer que una cafetería/panadería como esta pueda tener éxito en otras poblaciones.

Sus productos pueden incluso ser llevados como catering a domicilio, pudiendo realizar el pedido y recogerlo en la tienda o que te lo envíen a tu casa, negocio o evento al que quieras. La tradición cada vez es más valorada, al igual que el buen servicio al cliente, este es el ejemplo.