Tu búsqueda culmina aquí

tu busqueda culmina aquí

Importación de vehículos

29 Marzo, 2017
Importación de vehículos

A poco que estés en un círculo de personas a las que les guste los vehículos, habrás escuchado de lo barato que son los coches en otros países, y que hay planteamientos de importar. También habrás escuchado que también hay mucha facilidad para importar ahora. Todo esto es cierto, en países como en Alemania los coches son más baratos que aquí, y que tras varias reformas fiscales puedes llegar a ahorrar hasta cuatrocientos euros en impuestos.

En países como Estados Unidos o Alemania, los coches pueden llegar a ser un 30% más baratos que en España, pueden tener extras que aquí no llegan, o incluso puede haber modelos que aquí no se comercializan. Unos coches que también son muy populares son los coches antiguos (o “vintage”), que pueden llegar a valer verdaderas fortunas. Además, en algunos países europeos, existen verdaderas gangas en coches de lujo, que son vendidos por empresas de alquiler o “renting” de vehículos

Pues bien, la opción de importar es una buena idea, siempre que tengas en cuenta unos cuantos aspectos. Y es que comprar un coche es algo sencillo, encontrar el vehículo que deseas, ir al lugar donde está ubicado, y pagar lo que piden. Pero otro tema es traerlo a España, y poder circular con él. Una vez que llegan los coches a España, hay que pasarles las revisiones correspondientes, pagar la matriculación y los seguros. Y hay una diferencia muy grande respecto a la facilidad de importar en Europa y fuera de Europa.

Puntos a tener en cuenta

Depende de si importas de un coche desde un país de la Unión Europea, o de fuera, tienes que pasar una serie de trámites que pueden variar. Por eso vamos a poner de ejemplo los pasos que se deben de seguir si se quiere importar un coche desde los Estados Unidos o desde Alemania.

En el supuesto de Estados Unidos, es muy importante asegurarse de que el coche tiene el permiso de circulación estadounidense correcto, ya que sino los trámites posteriores pueden ser largos y costosos. Una vez que ya has comprado el coche, merece la pena matricular por un día el vehículo para desplazarlo hasta el puerto más cercano. La solución más barata para traerlo a España es el transporte en barco. Para todos los trámites que hay que realizar, es aconsejable contratar a una gestoría especializada en importación, que ayudará a que los trámites sean más sencillos para ti. Una vez en España, hay que homologar el vehículo, existen empresas que comprueban las diferentes irregularidades que pueda haber en relación con la legislación europea y española. Por último, hay que acudir a la ITV para que expidan la tarjeta de inspección técnica. Después de todo este proceso, podrás disfrutar de tu vehículo importado.

En el caso de Alemania es más sencillo importar. La búsqueda puede ser complicada por el idioma, pero hay mucha información en las páginas de búsqueda que te permitirán ubicarte. Antes de comprar un coche, al igual que en el caso anterior, hay que asegurarse de que la documentación es correcta, y dado que el idioma alemán es complicado, es recomendable contar con una asesoría en el caso de comprar a un particular; si compras a un concesionario ellos suelen hacer el papeleo. Para traer el vehículo a España, lo más recomendable es traerlo mediante transporte de carretera, ya que entre los vuelos de ida (que suelen ser caros) y la gasolina, sale más barato traerlo en camión. Para ello existen empresas españolas especializadas en el transporte de vehículos, como Transportes Transthalia, que se dedica exclusivamente al transporte internacional de vehículos. Además, disponen de una flota de camiones porta coches propia, lo que agiliza el transporte. También es recomendable contratar un seguro.Una vez en España, el coche debe pasar la ITV y hay que comprar las matrículas españolas.

Si sigues estos pasos, podrás disfrutar de forma segura de tu coche de importación. Un punto a favor de la importación, es que puede suponer toda una experiencia si decides traer el coche por ti mismo. En fin, la importación es una aventura, que suele salir bien si compruebas el correcto estado del vehículo y tienes cuidado con los trámites administrativos.