Tu búsqueda culmina aquí

tu busqueda culmina aquí

Las bolsas de plástico nos ofrecen tantos usos como tipos de ellas hay

28 mayo, 2018
Las bolsas de plástico nos ofrecen tantos usos como tipos de ellas hay

En la actualidad existen multitud de tipos diferentes de bolsas de plástico, tantos, como usos les podemos dar y es que, si os paráis a pensar, cada día, pasan por nuestras manos gran cantidad de ellas ya que bien sea cuando vayamos a comprar algo al supermercado o a cualquier tienda o mismamente cuando saquemos alguno de los productos que tenemos en el congelador, ya estamos haciendo, queramos o no, uso de ellas.

En los últimos tiempos, este tipo de productos han pasado a ser de pago de forma obligatoria y es que su uso, es contaminante para nuestro planeta, es por ello, que las empresas líderes en el sector están poniendo todos los recursos a funcionar para poder desarrollar un nuevo modelo que no sea perjudicial con el planeta y así, poder seguir desarrollando como hasta ahora su actividad comercial principal.

En este proceso está Plásticos Genil, una de las compañías más punteras en lo que se refiere a la creación de bolsas de plástico y que ya nos oferta en su catálogo un nuevo modelo de bolsas más concienciadas con el medio ambiente. Además, nos ofrece la posibilidad de personalizarlas, lo cual es una gran idea de cara a reconocer más fácilmente nuestra empresa a la hora de vender.

La personalización es una de las patas clave del uso de las bolsas y es que, en función de su color o material, en muchos casos ya podemos identificar a que empresa pertenecen, sin embargo, siempre podemos añadirle el logotipo de nuestra compañía o un eslogan o lo que consideremos oportuno, las posibilidades diferentes de personalización se cuentan por miles.

Como os hemos mencionado anteriormente, en el mercado existen gran cantidad de tipos diferentes de bolsas de plástico, sin embargo, el ochenta por ciento de la cuota de mercado lo acaparan las bolsas de polietileno, es por ello por lo que a continuación os contaremos cuales son y cuales son sus usos más convencionales.

  • Bolsas abiertas: son aptas para contener alimentos y por tanto artículos sólidos. No debemos exponer su continente a temperaturas que no estén entre los diez y los treinta grados y trataremos de mantener los alimentos dentro de su embalaje original y sin exponerlos de forma directa a la luz solar.
  • Bolsas personalizadas: son las más habituales y es que como os decíamos al comienzo del post, sobre ellas podemos imprimir el logotipo o eslogan de nuestra empresa, por lo que la mayoría de los negocios, se decantan por este tipo.
  • Bolsas con cierre por cursor: son las bolsas que habitualmente usamos cuando nos vamos de viaje y tenemos que pasar por controles aeroportuarios ya que son transparentes y se cierran mediante una cremallera muy práctica a la hora de abrirla o cerrarla. Además de usarlas como neceser, también podemos utilizarlas para guardar alimentos u objetos sólidos en ellas.
  • Bolsas con autocierre: estas bolsas son muy comunes puesto que pueden ser congeladas y contener alimentos en su interior. Además, poseen el autocierre, lo que las hace muy prácticas ya que no tienen que ser selladas cada vez que las abrimos.
  • Bolsas con autocierre y bandas de escritura: son similares a las anteriores, pero con el añadido de que poseen una serie de bandas para que podamos escribir en ellas. Esto es muy útil si tenemos intención de congelarlas, para poder escribir que contienen en su interior.
  • Bolsas con autocierre y taladro: son las más utilizadas en los expositores de las tiendas ya que poseen en su parte superior un taladro circular que les permite ser colgadas sin mayor dificultad. Además, al ser transparentes al igual que en los dos casos anteriores, nos permite ver que hay en su interior.
  • Bolsas con autocierre y eurotaladro: son exactamente iguales que las anteriores y solo cambia la forma del taladro superior.

El reciclaje de este tipo de bolsas es posible

Como casi todo en esta vida, el reciclaje de este tipo de bolsas es posible, tan solo tenemos que saber como hacerlo y ya podremos darles una segunda vida útil, sin embargo, aunque esto es posible y viable, en ocasiones esto no es así porque lasadministraciones públicas no adjudican a las empresas este trabajo, lo que provoca que toneladas de plástico acaben en quemas y vertidossin control, hecho, que debemos de evitar por el bien del desarrollo del planeta.