Tu búsqueda culmina aquí

tu busqueda culmina aquí

Dónde comprar recambios y cuándo hacer la sustitución

28 junio, 2016
Dónde comprar recambios y cuándo hacer la sustitución

Los aficionados al mundo de las dos ruedas a menudo precisamos de profesionales recambistas que nos surtan de los productos que necesitamos, y es que tanto coches como motos o bicicletas contienen muchas piezas de desgaste que debemos de cambiar periódicamente dependiendo de los kilómetros que hagamos o el tiempo que pase desde la última revisión. Hasta hace unos años nos desplazábamos de nuestros domicilios a las empresas de recambios, talleres o casas oficiales para realizar los mantenimientos de nuestro vehículo, pero de un tiempo para esta parte y coincidiendo con la aparición de internet y del comercio online, tenemos la opción de comprar desde casa. Algo mucho mejor porque si estos vehículos son nuestro medio de transporte, difícilmente llegaríamos al establecimiento. Mi preferida en este sentido para bicis y motos, que es lo que yo tengo en casa, es Rebesa, empresa que recomiendo encarecidamente. Han sabido buscar su hueco en la red para seguir ofreciendo la mejor calidad al mejor precio. Y hay de todo lo que os podáis imaginar. Yo estoy acostumbrada a hacerle muchos kilómetros a la bici por las rutas de nuestro país y siempre tienen todo lo que me hace falta.

En el sector de los recambios existe una gran y feroz competencia y es que por todos es sabido que nuestros vehículos necesitan un mantenimiento periódico, por ello, grandes multinacionales que buscan ampliar su campo de negocio se decantan por esta opción por su viabilidad, aunque su fuente de actividad nunca haya estado relacionada con el sector del automóvil, motocicleta o bicicleta. Estos nuevos competidores buscan hacerse un hueco en el mercado aunque en este sector la experiencia de las empresas consolidadas resiste y los compradores se siguen decantando por las firmas reconocidas.

Dentro del mundo que suponen los recambios existen diversos tipos que principalmente podemos dividir entre sus destinos, cierto es que las bicicletas y las motos en parte puedan ser similares, pero debemos distinguir los recambios que son para uno u otro destino. Una vez tengamos claro a quién pertenecen, podemos dividirlos en componentes del motor, en fluidos, en frenos, caja de cambios…, para luego separarlos por modelo, características o fabricante.

Cuándo hacer la sustitución

Como os comentamos, las pastillas y los discos de freno son parte de los diferentes recambios que encontramos y debemos cambiarlos cuando notemos alguno de los siguientes factores:

– Alerta del testigo metálico: En la mayoría de las pastillas de freno se instala una alerta que consiste en un pequeño sensor metálico que no dista mucho de una lata delgada metálica proyectada al disco cuyo largo es similar al grueso mínimo de la masa de la pastilla, lo cual significa que la masa nueva se irá desgastando y cuando esta llegue a alcanzar el mínimo esta lata empezará por tocar la cara del disco produciendo un sonido metálico muy agudo lo cual nos indicará que ha llegado el momento de cambiar las pastillas.

– Revisión periódica del sistema de frenos: Esta alternativa es la más común y segura, el sistema de frenos está sometido a muchos esfuerzos y temperatura debido al uso del vehículo, por lo que una revisión cada 5 o 10 mil kilómetros como máximo nos podría asegurar estar al tanto sobre el nivel de masa de frenado que le queda a la pastilla de freno que hayamos montado, además de esto podemos aprovechar que estamos realizando la comprobación para lubricar las mordazas y revisar las mangueras y discos de freno.

– Alerta de luz testigo en el tablero de instrumentos: Este tipo de alerta es muy similar al primero con la única diferencia de que en la pastilla de freno en lugar de situarse un sensor metálico que produce sonido habrá un sensor también metálico que envía una señal de tierra lo cual activa una luz de advertencia en el cuadro de instrumentos sin producir en este caso sonido alguno ya que solo se activaría una luz testigo que será la advertencia de un nivel de desgaste alto en las pastillas de freno.